Delacroix, al servicio de la belleza femenina

Este mes podemos ver la fantástica exposición de Delacroix en el Caixa Fórum de Madrid. Pintor romántico por excelencia, yo que soy una enamorada de todo ese movimiento, me ha trasportado a otros tiempos y lugares. Y no me digáis, era un hombre muy guapo e interesante, la verdad.  Tengo que reconocer que tengo debilidad por los hombres de esta época, tan elegantes y románticos:)

Un maestro de las grandes emociones, de las historias épicas, llenas de grandes dramas, amores y desamores. Una intensidad emocional fascinante, pura y autentica, que se echa de menos en estos días en los que todo tiene que ser tan políticamente correcto.

Aquí la famosa Libertad guiando al pueblo, esta obra no está en la exposición de Madrid, supongo que no saldrá de Francia por nada del mundo.

Delacroix es estéticamente absolutamente moderno. Estamos hablando del periodo 1789-1863, y Delacroix realiza  un estudio del cuerpo de la mujer, unos encuadres y una luz totalmente modernos.

Este cuadro, que yo no conocía me ha llamado especialmente la atención: Grecia moribunda. Por los tiempo que vivimos es especialmente bello y dramático, podria ser la portada de cualquier periodico de hoy dia. Y aunque sea una frivolidad, el abrigo es divino.

Me encanta como plasma a la mujer en sus obras, siempre me ha gustado. Ver todos sus cuadros juntos es una explosión de cuerpos desnudos, sensuales, plenos, femeninos, sin pudor y a la vez tremendamente elegantes. Es un maestro del desnudo sin ser grosero, ni chabacano.

¿No podrían ser estos cuadros portada de cualquier revista de moda hoy en día?

También hay una gran riqueza en sus cuadros en el estudio del vestuario, tanto femenino como masculino. Esto es algo muy propio del movimiento romántico y era muy habitual en la época estudiar mucho las prendas e incluso teatralizarlas para los cuadros.

En su viaje que realizó a Argel, Delacroix consigue entrar de forma secreta a una harén de la autoridad portuaria. En esta visita logra hacer varios dibujos sobre la vestimenta de las mujeres musulmanas. Estos numerosos croquis y dibujos le servirán a su regreso a Francia para conseguir pintar con mucho detalle el cuadro Mujeres de Argel en sus habitaciones (1834) y una litografía de mismo tema.

Una maravilla, no hay que perdérsela.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s